Alguna vez te hiciste esa pregunta, estamos seguros, así que vamos a profundizar el día de hoy en este tema.

El temblor en los adultos mayores puede tener muchos orígenes, siendo el esencial la causa más común, pasando por la asterixis clásica de la encefalopatía hepática (que, es importante decirlo, no es un temblor propiamente dicho), hasta llegar a patologías degenerativas del sistema nervioso central, como la enfermedad de Parkinson, que, de acuerdo con la literatura internacional, se posiciona como la segunda causa más frecuente de enfermedad neurológica degenerativa, después de la enfermedad de Alzheimer.

Generalmente aparece después de los 60 años y se estima que, aproximadamente hay entre 40 y 50 casos por cada 100,000 habitantes y es una de las primeras 5 causas de consulta por síntomas neurológicos, pero, ¿qué pasa? ¿por qué ocurre temblor? Bueno, iniciando por la definición, podemos decir que se trata de una enfermedad neurológica, caracterizada por la pérdida de células dopaminérgicas de la vía nigroestriatal, que se manifiesta con sintomatología motora, como bradicinesia, temblor de reposo, rigidez e inestabilidad postural, los cuales característicamente inician de forma asimétrica y gradualmente se vuelven bilaterales.

Para recapitular un poco nuestras clases de neuroanatomía, hay que recordar que en los ganglios basales se encuentra el cuerpo estriado, el globo pálido, el núcleo subtalámico y la sustancia negra, que es la porción que va a enfermar para producir sintomatología motora. Esta sustancia negra consta de dos porciones, la pars compacta y la pars reticulata. La pars compacta es la encargada de producir dopamina, esta dopamina se encarga de inhibir a las neuronas de la vía negroestriatal, con el fin de lograr un control del movimiento a través de la corteza cerebral, pasando por distintos núcleos cerebrales.

Al no haber dopamina, estas vías se van a ver afectadas, provocando finalmente la sintomatología clásica que describe la literatura: bradicinesia y temblor en reposo. La sospecha diagnóstica la podemos integrar mediante la clínica, con la bradicinesia, que es el síntoma cardinal de esta enfermedad. También podemos incluir temblor de reposo (de 4 a 6 Hz), rigidez e inestabilidad postural. Nuestro paciente también puede referir alteraciones gastrointestinales, anosmia, disgeusia y sintomatología neurpsiquiátrica.

A la exploración física, el paciente presenta facies parkinsoniana, signo de la rueda dentada, hipofonía y lesiones por caídas frecuentes. Es importante recordar que estos síntomas no aparecen de la noche a la mañana, sino es un proceso que se lleva a cabo durante un periodo de tiempo muy largo, aproximadamente deben pasar entre 10 y 15 años para que el paciente manifiesta sintomatología motora clásica. Además, al inicio de la enfermedad, el paciente puede manifestar sintomatología sumamente inespecífica, como la alteración del sueño. El diagnóstico lo realizamos con los criterios de la UKBB, que consta de 3 pasos:

  1. Debe estar presente la bradicinesia, más cualquiera de los siguientes tres: rigidez, temblor en reposo y/o inestabilidad postural.
  2. Se deben descartar otras enfermedades que puedan simular los síntomas antes mencionados, tales como EVC, TCE, encefalitis, tumores y presencia de síndromes cerebelosos.
  3. Otras características que lo confirman, como inicio unilateral, enfermedad progresiva y respuesta al tratamiento de 3 pasos.

Para valorar cuán avanzada se encuentra la enfermedad nos podemos valer de la escala de Hoehn y Yahr, que básicamente nos clasifica la enfermedad de acuerdo con la uni o bilateralidad de los síntomas y si el paciente se encuentra funcional o postrado.

Finalmente, el tratamiento recomendado, el estándar de oro para estos pacientes es la levodopa, el cual siempre se debe prescribir junto con un inhibidor de la descaboxilasa, aunque estos fármacos están reservados únicamente para pacientes con sintomatología severa o aquellos con una expectativa corta de vida. Otros medicamentos igual de efectivos son los agonistas dopaminérgicos, como la ergotamina o la bromocriptna; los agonistas no dopaminérgicos, por ejemplo, el pramipexol; los inhibidores de la monoaminooxidasa. Todos estos son

Escala de Hoehn

Sintomas del parkinson

recomendados para pacientes con una larga expectativa de vida o para aquellos pacientes que tienen un cuadro clínico leve. Así que, ya sabes, cuando te encuentres ante un temblor en un paciente anciano, debes pensar en las mil causas de este, una de ellas la enfermedad de Parkinson.

Werner Poewe, Klaus Seppi, Caroline M. Tanner, Glenda M. Halliday, Patrik Brundin, Jens Volkmann, Anette-Eleonore Schrag and Anthony E. Lang. (2017). “Parkinson disease”. Nature Review Disease Primer , 3;17013, 01-21. 2020, De Nature Disease Primer Base de datos

Conoce los resultados del MIR 2020

Preparate para el MIR, conoce nuestros cursos.

Conoce más

No te pierdas nuestros contenidos

Suscríbete a nuestro boletín mensual para recibir las últimas noticias y artículos del MIR directamente en tu bandeja de entrada.

Email